La eficiencia del motor está directamente relacionada con una correcta gestión de la temperatura. Especialmente si hablamos de motos de competición, donde las exigencias son mucho mayores, es de vital importancia que el motor mantenga una temperatura constante.

Los radiadores de agua son el método de enfriamiento más eficaz. Vamos a explicar brevemente su funcionamiento y las cosas que necesitas saber para que tu moto rinda como esperas.

¿Cómo es un radiador?

Un motor de combustión genera calor en el proceso de transformación de energía química en energía mecánica, alcanzando con ello temperaturas muy altas que pueden superar los 2000ºC. A temperaturas excesivamente elevadas piezas del motor como el pistón o el cilindro pueden deformarse o fundirse.

Por ello es de vital importancia bajar la temperatura, esta es la función del agua que circula por el circuito de refrigeración mediante unos conductos que pasan cerca del cilindro de forma constante. El radiador es un disipador de calor que se encarga de enfriar el líquido mediante el flujo de aire que circula por el interior del mismo. Para que circule el aire, sobre el radiador va instalado un electroventilador que asegura el flujo continuo.

El agua suele llevar aditivos como refrigerantes y anticongelantes que consiguen elevar la temperatura del motor evitando la congelación y la corrosión.

¿Qué radiador necesito?

Hay que tener en cuenta que los motores de 4 tiempos se calientan más que los de 2 tiempos. La forma tampoco es la misma dependiendo del modelo de moto. Las motos tienen dos radiadores, el izquierdo y el derecho, uno con tapón y otro sin tapón. Es importante saber cuál es exactamente el que necesito.

En Moremoto Racing disponemos de radiadores sobredimensionados de aluminio que mejoran la capacidad de refrigeración y rendimiento por lo que son idóneos para motos de carreras, válidos para los modelos específicos de moto.

Por último decir que es muy importante que realicemos chequeos regulares y que es vital que el radiador funcione de forma adecuada. Con ello nos evitaremos averías importantes.