Aunque hasta la fecha los pilotos del Team Moremoto se mueven todos en el ámbito del «off road», hoy queremos dar a conocer a un hombre, el madrileño Víctor López, que desde hace años persigue la gloria en un escenario tan difícil y singular como el de la Isla de Man, donde, en el año 1907 nada menos, nació el denominado Tourist Trophy, una carrera de velocidad que rompe todos los esquemas en cuanto a peculiaridad y riesgo.
Los pilotos que allí compiten se enfrentan a un recorrido de 62 kilómetros, al que se dan entre cuatro y seis vueltas y que discurre por las propias carreteras de la Isla. En solo unos días Víctor estará ya enfundándose su mono de cuero, dispuesto a afrontar una nueva edición del Manx GP, la digamos variante amateur del Tourist Trophy y donde se acumula la necesaria experiencia para dar el salto definitivo a la clase reina.
«Entre lo complicado del trazado –nos explica- y el hecho de que el TT es muy profesional y la gente va muy deprisa, siempre te aconsejan probar suerte primero, durante varios años, en el Manx GP, para poder acreditar que finalmente tienes la velocidad y experiencia requeridas. En mi caso, además, no quiero limitarme a correr el TT sin más, sino que aspiro a poder ganarlo y de ahí que el mío sea un proyecto a largo a plazo. Mi primer objetivo es ganar el Manx y el pasado año ya conseguí la “pole” –la primera vez que un español la logra-, aunque en carrera no hubo suerte y la moto se rompió cuando iba primero».
– ¿Cuántos kilómetros tiene la pista y cómo consigues memorizarla?
– «Son 62 kilómetros y 265 curvas. Pero a partir del segundo o tercer año, la verdad es que el trazado te empieza a parecer más corto y te lo acabas aprendiendo como si se tratase de un circuito convencional, de manera que sabes perfectamente donde frenar, donde acelerar, etc.
Evidentemente, entrenar para una carrera así no resulta sencillo y yo lo que hago es, por un lado, rodar mucho en circuito, pero también practicar enduro y motocross. La Isla de Man te exige un verdadero mix de habilidades motociclísticas y el conocimiento de diferentes disciplinas te aporta mucho, porque hay cambios de asfalto, sectores muy bacheados, saltos… Aparte de que ganar allí no solo requiere ser rápido, sino controlar además muchos otros factores».
Interesante, ¿verdad? Tanto, que le hemos rogado a Víctor que a su vuelta nos dedique nuevamente unos minutos para narrarnos cómo le han ido las cosas.